domingo, 18 de enero de 2015

Robots y sociedad






Como ya anuncié en mi primera entrada de esta nueva andadura voy a hablar de robots.

Últimamente me vienen algunas ideas a la cabeza de cómo va a ser el futuro cercano que nos espera. Lo que voy a exponer a continuación no tiene ninguna base científica ni sociológica, sólo es mi punto de vista de cómo yo creo que va a ser el futuro.

Cada vez nos rodean mas robots, en forma de drones, coches inteligentes, etc... y eso mola y mola mucho. La introducción de los robots en las sociedad va a producir cambios tan significativos como supuso la revolución industrial y es ahí donde quiero centrar este artículo. Por ahora no me voy a centrar en la inteligencia artificial.

Poco a poco los robots irán sustituyendo el trabajo del hombre, los conductores de vehículos se verán sustituidos por vehículos autónomos (taxistas, transportistas, incluso capitanes de barco). La mensajería y el reparto a domicilio por drones, las dependientas y cajeras por autómatas, incluso en los hospitales y quirófanos serán prescindibles los médicos para las tareas y operaciones rutinarias. Prácticamente ningún trabajo de hoy en día tendrá continuidad en un futuro cercano, de hecho creo que uno de los primeros en desaparecer será el mio, el de programador de aplicaciones.

De todo esto que hablo estoy absolutamente convencido y además creo que es algo bueno para la sociedad si se puede manejar bien.

Pero veo un problema en este cambio no muy  difícil de imaginar. Si la mayoría de las tareas las hacen los robots ¿en que trabajará el hombre? La respuesta es que no habrá trabajo por el hombre y la sociedad tendrá que asimilar esta nueva situación. Es aquí donde veo dos vertientes  que dependen de quien ejerza la propiedad de los robots.

La primera y la peor es que los robots sean de corporaciones privadas, las cuales comprarían la tierra y asumirían toda la cadena de producción de alimentos sin la intervención del ser humano. Todo sería suyo, los cultivos, el transporte, los supermercados, etc...

La segunda es que el propio estado sea la dueña de los robots, de modo que los ciudadanos tuvieran acceso gratuito a a todos lo servicios: alimentación, sanidad, vivienda, etc..

Está muy claro cual de las dos vertientes sería mas beneficiosa para la sociedad ¿no?

Y si no hay trabajo ¿Que hace el hombre? El hombre debería dedicarse al deporte, a la filosofía,  la política (bien entendida, no como la de hoy en día) al arte y a la investigación.

¿Y vosotros qué pensáis? ¿Estamos preparados para un cambio tan radical o quizás pensáis que esto nunca va a suceder?
Martín Sánchez Web Developer

1 comentario:

  1. Me da a mi que eso no lo veremos nosotros, tal vez si tengo nietos y no nos hemos cargado la tierra antes, ellos lo vean...

    ResponderEliminar